Focus - Print Logo
Teaser 1

en mitad de los Dolomitas

¿Qué hacen los profesionales del enduro en su tiempo libre? Montar en bicicleta de montaña, por supuesto. Pero de otra manera, como se aprecia en el vídeo de nuestro Focus Trail Team. Cuando los resultados no son lo fundamental... El campeón alemán de enduro Fabian Scholz cuenta la historia del emocionante vídeo.

4:00 h de la mañana, aúlla el despertador. Aún quedan 3 horas para comenzar la carrera... un momento, ¡si la última carrera de la temporada fue el fin de semana pasado! Reflexiono unos segundos: pero si estamos en Wolkenstein, en mitad de los Dolomitas. Nada de competición, tiempo libre. De todas formas, hay que salir temprano. Tenemos planes para hoy.

Media hora más tarde, Tobi, Markus y yo estamos montados en nuestras FOCUS SAM, llevamos los frontales Lupine a plena potencia y subimos la primera montaña. Parece que seamos los únicos que están en camino a estas horas. Pero entonces descubrimos algunos escaladores en la montaña de enfrente, también van equipados con luces y les queda poco para hacer cumbre. Dos horas más tarde, nosotros también lo hemos conseguido, disfrutamos de la salida del sol y del calor de sus primeros rayos. Tras un breve refrigerio, continuamos, la primera pista nos llama. Hoy queremos hacer por fin la Sella Ronda. Por supuesto, no la variante común, sino yendo por senderos todo lo posible. Antes de salir, nos han explicado en el Hotel Linder cuál es la mejor ruta.

El primer descenso nos lleva por una pista sinuosa desde el paso Gardena directamente hasta Corvara. Mientras tanto, los remontes han abierto, así que aprovechamos la oportunidad. Poco después, llegamos a Col Alt, que, en realidad, no formaba parte de nuestra ruta. Pero es que no hemos podido negarnos: la pista extremadamente técnica, casi una vía ferrata, nos parecía sencillamente irresistible. No obstante, algunos tramos no se pueden hacer en bici, e incluso a pie tenemos dificultades. Aunque en la parte baja, nuestros esfuerzos se ven recompensados con suelo mullido de bosque y curvas suaves. Tras esta exitosa misión, podemos dejar atrás Corvara relajadamente. Y ya estamos sentados en el siguiente remonte para llegar a nuestro objetivo del mediodía sobre el paso Campolongo. En teoría, estamos en Italia, pero los alrededores pertenecen en su mayor parte a Tirol del Sur. Por supuesto, aquí no se toman espaguetis, sino una generosa ración de Knödel y raviolis tiroleses. La tarta de manzana del postre se deja sentir claramente en la siguiente pista, y alguna que otra curva no la trazamos con la suavidad que nos gustaría. Pero no hay tiempo para reposar la comida con una siestecita, todavía tenemos algunos kilómetros por delante.

Una vez llegados a Canazei, nos subimos a un telecabina impresionante que quedaría que ni pintado en una película de James Bond. Nos transporta en un santiamén al Col Rodella, donde nos espera la "pista de las caricias". El nombre proviene de los pastos que hay a ambos lados, que llegan a la altura del pedalier y solo esperan que "los acariciemos". Caricias de las que hacen daño… Por suerte, abandonamos la pista sin haber acariciado la hierba ni una sola vez, y nos abrimos camino de vuelta a Wolkenstein. Allí apuramos el día con una cerveza bien fría. El enduro no es solo la competición, también es disfrutar plenamente de la naturaleza sobre tu bicicleta.